20100205095330Examen OMC Feb2010-El Salvador

Commentaires

Transcription

20100205095330Examen OMC Feb2010-El Salvador
CONFEDERACION SINDICAL INTERNACIONAL (CSI)
NORMAS FUNDAMENTALES DEL TRABAJO RECONOCIDAS
INTERNACIONALMENTE EN EL SALVADOR
INFORME AL CONSEJO GENERAL DE LA OMC EN EL MARCO DEL EXAMEN
DE LAS POLITICAS COMERCIALES DE EL SALVADOR
(Ginebra, 10 a 12 de febrero de 2010)
RESUMEN EJECUTIVO
Pese a que El Salvador ratificó recientemente el Convenio fundamental de la OIT
sobre los derechos sindicales, éstos no son aplicados en la práctica. Algunos
grupos de trabajadores en el sector público no están autorizados a afiliarse a un
sindicato de su elección ni a negociar colectivamente. Los trabajadores en el
sector privado se enfrentan a múltiples restricciones cuando quieren ejercer sus
derechos sindicales, como trámites y prescripciones excesivos. Son numerosas las
limitaciones al derecho de huelga, que hacen que las huelgas resulten ilegales.
Las prácticas antisindicales son generalizadas y las autoridades públicas no
intervienen como es debido. La legislación no prevé la readmisión de los
trabajadores despedidos ilegalmente en razón de sus actividades o su afiliación
sindicales. En las zonas francas de exportación, en las que no se aplica la ley, se
producen graves violaciones de los derechos fundamentales de los trabajadores.
Pese a que El Salvador ha ratificado los dos convenios fundamentales de la OIT
pertinentes, las mujeres y los indígenas siguen sufriendo grave discriminación en
la esfera del empleo y la remuneración. En 2006, se informó que las mujeres
ganaban sólo el 88 por ciento del salario promedio de los hombres. Tienen una
presencia proporcionalmente excesiva en los empleos poco calificados y mal
remunerados. Las mujeres trabajan en condiciones aterradoras en las zonas
francas de exportación. Los trabajadores domésticos, 90% de los cuales son niñas
y mujeres, están excluidos de la mayoría de los derechos laborales más esenciales.
La discriminación contra la población indígena sigue siendo un problema
importante. Hasta ahora la respuesta del gobierno a la discriminación en lo que
atañe al empleo y la remuneración ha sido, en general, insuficiente.
Si bien El Salvador ratificó los dos convenios de la OIT, el trabajo infantil sigue
siendo un problema muy extendido en el país al que el gobierno no ha podido dar
una respuesta satisfactoria. La persistencia, en especial, de las peores formas de
trabajo infantil es un motivo de seria preocupación. La situación de las niñas que
trabajan como empleadas domésticas o en la prostitución exige una actuación
urgente y decidida, así como recursos financieros adicionales por parte del
gobierno.
El Salvador ratificó los dos convenios fundamentales de la OIT sobre trabajo
forzoso. En la práctica existe el trabajo forzoso en forma de trata de seres
humanos, en especial de mujeres y niñas para fines de explotación sexual
comercial. Fuentes afirman que las condiciones de trabajo en las zonas francas
de exportación podrían asimilarse a las del trabajo forzoso, lo cual exige una
vigilancia más estricta por parte de las autoridades públicas de las condiciones
de trabajo en esas zonas.
2
NORMAS FUNDAMENTALES DEL TRABAJO RECONOCIDAS
INTERNACIONALMENTE EN EL SALVADOR
Introducción
El presente informe sobre el respeto de las normas fundamentales del trabajo
reconocidas internacionalmente en el Salvador forma parte de la serie de informes que realiza
la CSI de conformidad con lo dispuesto en la Declaración Ministerial adoptada en la Primera
Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) (Singapur, 9 a 13 de
diciembre de 1996) en la que los Ministros declararon: “Renovamos nuestro compromiso de
respetar las normas fundamentales del trabajo internacionalmente reconocidas.” La Cuarta
Conferencia Ministerial (Doha, 9 a 14 de noviembre de 2001) reafirmó ese compromiso. La
importancia de esas normas se reiteró en la Declaración de la OIT relativa a los principios y
derechos fundamentales en el trabajo adoptada por los 174 países miembros de la OIT
durante la Conferencia Internacional del Trabajo de junio de 1998.
Las organizaciones afiliadas a la CSI en El Salvador son la Central de Trabajadores
Democráticos de El Salvador (CTD) y la Central Autónoma de Trabajadores Salvadoreños
(CATS).
I - Libertad sindical y derecho a la negociación colectiva
En 2006, El Salvador ratificó el Convenio núm. 87 de la OIT sobre la libertad
sindical y la protección del derecho de sindicación de 1948 y el Convenio núm. 98 de la OIT
sobre el derecho de sindicación y la negociación colectiva de 1949.
Libertad sindical
La Constitución y el Código del Trabajo reconocen el derecho de los trabajadores del sector
privado y los empleados de las agencias públicas autónomas a formar sindicatos.
Sin embargo, la situación de los funcionarios públicos es más compleja. En 2007, poco
después de que el gobierno hubiera ratificado los convenios, la Sala de lo Constitucional de
la Corte Suprema de Justicia adoptó una decisión que declaraba inconstitucional la
ampliación del derecho de libertad sindical a los funcionarios públicos que no estuvieran
incluidos en la lista de los que gozan de ese derecho en virtud de la Constitución. Tras un
período de intensa presión internacional, en 2009 la Asamblea Legislativa de El Salvador
adoptó una enmienda a la Constitución destinada a corregir la incompatibilidad con el
Convenio núm. 87 de la OIT. La enmienda prevé que los derechos garantizados por el
artículo 2 del Convenio núm. 87 se hagan extensivos a los trabajadores del sector público,
excluyendo a determinadas categorías de funcionarios. La cláusula de excepciones tiene un
alcance más amplio que el autorizado en el Convenio núm. 87 de la OIT, lo que priva a
algunos funcionarios públicos del derecho fundamental a la sindicalización.
3
La Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones de la OIT
(CEACR) ha reiterado que los funcionarios y altos funcionarios deben tener el derecho a
establecer organizaciones profesionales, independientemente de si trabajan en la
administración del Estado central, regional o local, o son funcionarios de organismos que
prestan servicios públicos importantes o trabajan en empresas comerciales del Estado. Las
únicas excepciones posibles a las garantías que confiere el convenio se refieren a las fuerzas
armadas, la policía y los funcionarios públicos que trabajan en la administración del
Estado. La Comisión ha pedido al gobierno que ponga su legislación en conformidad con los
convenios.
En la práctica, los trabajadores que quieren establecer un sindicato se enfrentan a una
multitud de obstáculos. Para constituir un sindicato, los trabajadores deben obtener una
autorización previa y seguir procedimientos complejos. El registro de sindicatos legítimos es
regularmente rechazado por intrincadas cuestiones de procedimiento. Por ejemplo, en 2003
los trabajadores del sector de las comunicaciones se reunieron para formar el Sindicato de
Trabajadores de las Comunicaciones (SITCOM). Cuando solicitaron su reconocimiento
jurídico, el Ministerio de Trabajo emitió una declaración en la que afirmaba que la
constitución del sindicato no era válida por motivos técnicos. Uno de esos motivos era la
negativa del Ministerio de reconocer a los trabajadores de las emisoras de radio como
parte del sector de las comunicaciones. En septiembre de 2006, algunos miembros de
SITCOM presentaron un recurso contra la negativa del Ministerio de Trabajo de otorgar al
sindicato condición jurídica. Más tarde, pese a que la Corte Suprema solicitó al Presidente
que concediera personería jurídica a SITCOM, el Ministerio de Trabajo siguió negándose a
reconocer a SITCOM. En septiembre de 2007 los trabajadores solicitaron que el Fiscal
General incoara proceso contra el Ministro de Trabajo por incumplimiento de orden judicial.
La causa sigue pendiente.
Además de los trámites excesivos, se imponen restricciones jurídicas al derecho a crear un
sindicato. Entre los requisitos para obtener el reconocimiento legal, cabe citar, por ejemplo,
el que exige que los sindicatos cuenten con un número mínimo de 35 miembros en el lugar
de trabajo y que los integrantes de los órganos de dirección de los sindicatos sean
salvadoreños de nacimiento. Se prohíbe, además, que los sindicatos participen en
actividades políticas. Ninguno de estos requisitos es compatible con las disposiciones de los
convenios. De acuerdo con la jurisprudencia de la OIT el número mínimo de miembros
necesario para establecer un sindicato debe determinarse de tal forma que no obstaculice el
establecimiento de organizaciones de trabajadores. En relación con esta cuestión, la CEACR
opinó que la legislación actual salvadoreña no era compatible con lo que se dispone en el
Convenio, ya que existe un gran número de pequeñas y medianas empresas en el país que
emplean a menos de 50 personas.
La discriminación antisindical está prohibida por la ley incluso durante el período previo al
registro legal del sindicato y los trabajadores, en teoría, no pueden ser despedidos porque
sus nombres figuren en la solicitud de registro del sindicato. Sin embargo, en la práctica, los
trabajadores sufren una fuerte discriminación en razón de su afiliación o sus actividades
sindicales y la prohibición legal contra esa discriminación no impide su práctica
generalizada. Pese a las continuas recomendaciones de la OIT en las que la organización
indica que la readmisión de un trabajador despedido es un elemento necesario de la defensa
contra el despido improcedente, el Código del Trabajo no exige la readmisión de los
4
trabajadores ilegalmente despedidos; sólo exige que los empleadores procedan al pago de la
indemnización por despido correspondiente.
Así, la OIT ha informado de incidentes en los que los empleadores han utilizado medios
ilegales de presión para desalentar la afiliación a un sindicato, en especial, el despido de
activistas sindicales y la circulación de listas de trabajadores a los que se niega el empleo
por haber pertenecido a un sindicato.
Derecho a la negociación colectiva
Hay muchas restricciones al derecho a negociar colectivamente.
El Código del Trabajo define la negociación de los convenios colectivos de forma restrictiva,
disponiendo que, para entablar una negociación colectiva por primera vez, los miembros del
sindicato deben representar por lo menos al 51 por ciento de los trabajadores de la empresa
o lugar de trabajo. Esto no se ajusta a las disposiciones de los convenios. La CEACR ha
notificado al gobierno que si ningún sindicato engloba a más del 50 por ciento de los
trabajadores, los derechos de negociación colectiva deben concederse a todos los sindicatos
en la unidad de negociación en cuestión para que puedan negociar cuando menos en nombre
de sus propios miembros y ha pedido al gobierno que enmiende su legislación en
consecuencia.
Tampoco los artículos 287 del Código del Trabajo y 119 de la Ley de Servicio Civil están en
conformidad con los convenios, ya que en ellos se estipula que, para tener validez, los
convenios colectivos deben contar con la aprobación del ministerio pertinente y el dictamen
previo del Ministerio de Hacienda. Sin embargo, según la CEACR, la aprobación por parte
de un ministerio de los convenios concluidos libremente entre las partes infringe el
principio de negociación libre y voluntaria previsto en el artículo 4 del Convenio.
El derecho de huelga
Entre las restricciones al derecho de huelga cabe señalar la exigencia de que el 51 por ciento
de los trabajadores en la empresa (que sean o no miembros de un sindicato) deben apoyar la
huelga. Esto no es conforme con los convenios. Por consiguiente, la CEACR ha pedido al
gobierno que tome las medidas necesarias para modificar la legislación actual para asegurar
que cuando se tome la decisión de convocar una huelga, sólo los votos emitidos se tengan en
cuenta y que el quórum y la mayoría exigidos se fijen en niveles razonables.
Además, según la legislación actual, sólo se puede convocar una huelga si ésta está
relacionada con un cambio o renovación del convenio colectivo o la defensa de los intereses
profesionales de los trabajadores. Sin embargo, de acuerdo con las disposiciones de los
convenios, las organizaciones encargadas de la defensa de los intereses socioeconómicos y
profesionales de los trabajadores deben, en principio, poder usar la huelga para apuntalar
su posición al buscar soluciones a los problemas que plantean las principales tendencias de
política social y económica que tienen repercusiones directas en sus miembros y en los
trabajadores en general, en particular en lo que atañe al empleo, la protección social y el
nivel de vida.
5
Además, en virtud de la legislación actual, se prohíben las huelgas de los funcionarios
públicos y municipales, mientras que en los convenios esta prohibición sólo puede aplicarse a
los funcionarios públicos que ejercen autoridad en nombre del Estado o los trabajadores en los
servicios esenciales en sentido estricto, a saber, los servicios cuya interrupción podría poner
en peligro la vida, la seguridad y salud personal de la totalidad o una parte de la población.
Así pues, la CEACR ha solicitado al gobierno que enmiende la legislación según proceda.
Por último, la legislación no concede a las organizaciones de los trabajadores el derecho a
presentar recurso contra una resolución judicial que declare una huelga ilegal.
Como consecuencia de estas numerosas restricciones todas las huelgas que han tenido lugar
en El Salvador han sido ilegales.
Zonas francas de exportación (ZFE)
Existen unas 240 maquiladoras, la mayoría de la cuales están ubicadas en las 15 ZFE del
país, que emplean a 67.000 trabajadores y trabajadoras. La ausencia de derechos sindicales
y las pésimas condiciones de trabajo en esas zonas han sido objeto de numerosos informes.
Aunque se reconoce el derecho a la negociación colectiva en la legislación, ésta no se aplica
en las ZFE, donde se constatan casos de grave discriminación antisindical por los
empleadores y una abdicación por parte del gobierno de su responsabilidad de defender los
derechos de los trabajadores y trabajadoras en esas zonas. Todo intento de sindicalización
es reprimido y los trabajadores son amenazados de despido si tratan de formar o afiliarse a
un sindicato, o de cierre de la empresa, lo que dejaría a los trabajadores sin empleo. En
varios informes se hace referencia al despido de organizadores sindicales. En consecuencia,
no hay ningún convenio colectivo en las ZFE.
Los trabajadores/as de las ZFE han informado de casos de agravios verbales, acoso sexual y
en algunos casos, malos tratos físicos infligidos por los supervisores. En 2000, un informe
realizado por el propio Ministerio de Trabajo sobre las condiciones de trabajo en las ZFE fue
publicado y retirado de inmediato debido a la reacción que suscitó entre las empresas de las
ZFE. El informe reiteraba la gravedad de los problemas a que se enfrentaban los
trabajadores y trabajadoras en las ZFE, en especial, las flagrantes políticas antisindicales y
las amenazas de despido de los trabajadores que preveían afiliarse o crear un sindicato.
En 2008 los Ministerios de Trabajo y de Economía concluyeron que aproximadamente 10.000
trabajadores en las ZFE no se beneficiaban de la seguridad social ni de otras prestaciones a
las que tenían legalmente derecho. La Oficina del Fiscal General informó que había recibido
308 denuncias y procesado 125 causas de impago. El gobierno no asigna suficientes recursos
para la realización de inspecciones y una supervisión adecuada para asegurar el respeto de
los derechos de sindicalización y de negociación colectiva en las ZFE. Además siguen
presentándose graves alegaciones de corrupción entre los inspectores del trabajo.
Otras cuestiones relacionadas con los derechos sindicales en la práctica
La difusión de las prácticas laborales flexibles menoscaba la libertad sindical. Asimismo, la
subcontratación de los trabajadores a través de empresas intermediarias constituye un
obstáculo para la libertad sindical y la negociación colectiva. En esos casos las
responsabilidades de los empleadores se diluyen y difuminan, ya que los responsables con
6
los que los trabajadores tienen que tratar directamente no son sus empleadores legales. Así,
en vez de facilitar la participación en procesos de negociación colectiva, estas prácticas
hacen posible que el empleador pueda negar la existencia del sindicato.
Otro obstáculo para el respeto de los derechos sindicales es el hecho de que los inspectores
del trabajo no siguen los procedimientos de inspección previstos, no aplican la ley, pasan
por alto las actuaciones antisindicales y optan por no imponer multas a las grandes
empresas. Los sindicatos se han quejado de que no se les notifica la fecha en que se ha
previsto llevar a cabo las inspecciones y los trabajadores han indicado que los inspectores
del trabajo ni siquiera hablan con ellos. Algunos sindicatos critican la conducta de los
inspectores, que se reúnen primero con los empleadores, quienes les ofrecen generosos
regalos para comprar su silencio.
Las “listas negras” discriminatorias son una de las herramientas antisindicales utilizadas
con más frecuencia por los empleadores contra los sindicatos. Con esas listas, que impiden
el acceso al empleo a las personas que han pertenecido a un sindicato o han realizado
actividades sindicales, las empresas están prácticamente eliminando a todos los
sindicalistas del mundo del trabajo, dificultando la creación de nuevos sindicatos. Son
muchas las empresas que se intercambian esas listas. Pese a haber recibido numerosas
quejas, las autoridades públicas no han hecho nada para resolver este problema.
Durante varios años los trabajadores municipales de la Asociación de Trabajadores
Municipales (ATRAM) y la Asociación Salvadoreña de Trabajadores Municipales (ASRAM)
encabezaron varias protestas en sus lugares de trabajo por despidos improcedentes y la
falta de diálogo con los responsables municipales. El diálogo no ha mejorado y las
condiciones de trabajo se han deteriorado.
El 15 de enero de 2010, Victoriano Abel Vega, Secretario General del Sindicato de
Trabajadores y Empleados Municipales de la Alcaldía de Santa Ana (SITRAMSA), fue
asesinado cuando se dirigía a San Salvador para asistir a una reunión con otros
sindicalistas con objeto de planificar acciones de denuncia en relación con el despido
improcedente de varios empleados municipales de la Alcaldía de Santa Ana, en violación de
los Convenios 87 y 98 de la OIT. Había recibido ya amenazas de muerte asociadas con el
hecho de ser líder sindical y por haber denunciado esos despidos.
Por último, el Comité de Libertad Sindical de la OIT está examinando varios casos de
violaciones de los derechos sindicales de trabajadores empleados en empresas de seguridad
privadas. En su Solicitud directa al gobierno en 2009, la CEACR afirma que esos
trabajadores no gozan del derecho a crear organizaciones sindicales o a afilarse a ellas y
pide al gobierno que adopte las medidas necesarias para resolver la situación.
Conclusión
Aunque El Salvador ha ratificado recientemente el Convenio fundamental de la OIT sobre
los derechos sindicales, éstos aún no se aplican en la práctica. Algunos grupos de
trabajadores del sector público no están autorizados a afiliarse a sindicatos de su elección ni
a negociar colectivamente. Los trabajadores en el sector privado que desean ejercer sus
derechos sindicales se enfrentan a muchas restricciones como trámites y prescripciones
excesivos. Existen numerosas restricciones al derecho de huelga. Las prácticas antisindicales
son generalizadas y las autoridades públicas no intervienen como es debido. La legislación
no prevé la readmisión de los trabajadores despedidos ilegalmente en razón de su afiliación
7
o sus actividades sindicales. Los derechos fundamentales de los trabajadores son objeto de
graves violaciones en las zonas francas de exportación en las que no se aplica la ley.
II - Discriminación
Discriminación e igualdad de remuneración
remuneración
En 2000 El Salvador ratificó el Convenio núm. 100 de la OIT relativo a la igualdad de
remuneración y en 1995 el Convenio núm. 111 de la OIT sobre la discriminación (empleo y
ocupación).
La Constitución prohíbe la discriminación en el mundo del trabajo por motivos de raza,
género, nacionalidad o religión. En la práctica, sin embargo, la discriminación por motivos
de género y pertenencia a un grupo étnico es generalizada.
Discriminación por motivos de género
La legislación nacional no hace referencia al principio de igual salario por trabajo de igual
valor que figura en los convenios. En reiteradas ocasiones, la CEACR ha pedido al
gobierno, hasta ahora sin éxito, que incorpore ese principio en su legislación.
En el Código Penal se prevé una pena de 6 meses a 2 años de cárcel a todo empleador que
discrimine contra las mujeres en las relaciones laborales; sin embargo es difícil para los
empleados denunciar esas violaciones, ya que temen las represalias.
Las mujeres sufren discriminación en los ámbitos de la educación y el empleo en la
sociedad, tienen escasas oportunidades económicas y sufren discriminación en materia de
remuneración.
En un estudio del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) de 2008 se
indica que el índice de participación de la mujer en el mercado de trabajo ha aumentado en
los últimos 15 años hasta 40 por ciento en 2006. Sin embargo, la tasa de subempleo sigue
siendo considerablemente más alta entre las mujeres (54 por ciento de la mano de obra
femenina) que entre los hombres (47 por ciento de la mano de obra masculina). Esta
situación pone de manifiesto la excesiva representación de las mujeres en los empleos poco
calificados y mal remunerados, que son moneda corriente en las relaciones de empleo
informales.
En el mismo estudio se estima que en 2006 el salario medio de las mujeres era el 88 por
ciento del de los hombres.
En los estudios del PNUD también se hace hincapié en que la tasa de analfabetismo de las
mujeres es más alta que la de los hombres.
Las trabajadoras han expuesto la discriminación en la contratación a la que se enfrentan
las mujeres, incluso en algunos organismos gubernamentales, que tienen órdenes expresas
de conceder preferencia a los candidatos hombres. Según el gobierno, las mujeres ocupan
menos del 20 por ciento de los puestos de responsabilidad.
El gobierno no cuenta con una política nacional de igualdad de oportunidades y de trato
dirigida específicamente al sector público; la única base existente es la política nacional
sobre igualdad de oportunidades general.
8
Alrededor del 90 por ciento de la mano de obra que trabaja en las zonas francas de
exportación está constituida por mujeres. Prácticamente todos los puestos de dirección los
ocupan los hombres y las trabajadoras están sometidas a condiciones de trabajo atroces.
Varias mujeres fueron sometidas a pruebas de embarazo obligatorias; si estaban
embarazadas no eran contratadas y si se embarazaban cuando ya trabajaban eran
despedidas. Un gran número de trabajadoras es víctima de acoso sexual. El gobierno ha
organizado seminarios en los que se ofrecía formación a los inspectores del trabajo sobre las
técnicas de inspección de casos de discriminación y acoso en el lugar de trabajo, y sobre la
legislación relativa a los derechos laborales de las trabajadoras aplicables al sector de la
maquila. No obstante, hasta la fecha, la actuación del gobierno para garantizar la
aplicación de la legislación y el respeto de los derechos de las mujeres y los trabajadores en
las ZFE ha sido, en general, insuficiente.
El Código del Trabajo excluye a los trabajadores/as domésticos/as de muchos de los derechos
laborales más básicos. Por ejemplo, no gozan del derecho a una jornada de trabajo de ocho
horas o a las 44 horas semanales que garantiza la ley salvadoreña, y suelen recibir salarios
más bajos que el salario mínimo en otros sectores de empleo. La exclusión de todos los
trabajadores/as domésticos/as de estos derechos los priva de una igual protección de la ley y
tiene repercusiones desproporcionadas en las mujeres y las niñas, que constituyen más del
90 por ciento de los trabajadores domésticos.
Discriminación contra los indígenas
La población indígena en El Salvador sufre discriminación en el empleo, en el acceso a los
recursos productivos y a la educación. Hay informes que indican que los trabajadores
agrícolas indígenas reciben un salario inferior que el que se paga a los trabajadores que no
son indígenas. Las mujeres indígenas, en particular, tienen pocas oportunidades de acceder
a la educación y al empleo debido a prácticas culturales, falta de recursos y subdesarrollo
rural. En las zonas rurales pobres los indígenas tienen dificultades para tener acceso a la
tierra. Los esfuerzos realizados por el gobierno para resolver estos problemas han sido, en
gran medida, insuficientes.
Conclusión:
Aunque El Salvador ha ratificado los dos convenios fundamentales de la OIT pertinentes,
las mujeres y los indígenas siguen sufriendo una fuerte discriminación en la esfera del
empleo y la remuneración. Según informes, en 2006 las mujeres recibieron sólo el 88 por
ciento del salario medio de los hombres. Hay una excesiva representación de las mujeres en
los empleos poco calificados y mal remunerados. Las mujeres sufren atroces condiciones de
trabajo en las ZFE. Los trabajadores domésticos, 90 por ciento de los cuales son niñas y
mujeres, están excluidos de los derechos laborales más básicos. La discriminación contra los
indígenas sigue siendo un problema importante. Hasta la fecha, la respuesta del gobierno
ante estos casos de discriminación en el empleo y la remuneración ha sido, en gran medida,
insuficiente
9
III.
Trabajo infantil
En 1996, El Salvador ratificó el Convenio núm. 138 de la OIT sobre la edad mínima de
admisión al empleo y en 2000 el Convenio núm. 182 de la OIT sobre la eliminación de las
peores formas de trabajo infantil.
La edad mínima de admisión al empleo es 14 años. La enseñanza es obligatoria y, en
principio, gratuita hasta los 14 años. En la práctica, sin embargo, se debe pagar una
matrícula que sirve para cubrir algunos gastos y que a menudo impide que los niños de
familias pobres acudan a la escuela.
De acuerdo con los datos estadísticos de UNICEF, en el año 2006, la tasa bruta de
inscripciones en la enseñanza primaria fue de 93 por ciento para niñas y niños, mientras
que en la enseñanza secundaria la tasa es 54 por ciento para las niñas y 52 por ciento para
los niños.
A partir de los 12 años los niños están autorizados a realizar trabajos ligeros siempre que
éstos no sean perjudiciales para su salud o interfieran en su educación.
Se prohíbe a los niños menores de 18 años trabajar de noche o en ocupaciones que se
consideren peligrosas.
La ley limita la jornada de trabajo de los menores entre 14 y 16 años a siete horas.
El Ministerio de Trabajo se encarga de aplicar las leyes relativas al trabajo infantil. En la
práctica, los inspectores del trabajo se centran casi exclusivamente en el trabajo formal, en
el que el trabajo infantil es poco habitual.
En septiembre de 2003, el Ministro de Trabajo admitió que 67 de cada 100 niños menores
de 18 años ejercía algún tipo de empleo u ocupación, incluido el trabajo doméstico familiar.
Los huérfanos y niños de familias pobres con frecuencia trabajan como vendedores
ambulantes y ayudantes en pequeños negocios, sobre todo en condiciones informales. Los
niños que se encuentran en esa situación a menudo no terminan sus estudios.
Según un estudio realizado en 2005 y 2006 en los hogares del país (EHPM), en 2006, el
número de niños trabajadores en edades comprendidas entre los 5 y los 17 años descendió
de 222.475 en 2001 a 205,009. Los resultados indican que la gran mayoría de los niños
realizan trabajos en las zonas rurales y ejercen actividades no remuneradas: 132.015 niños
entre los 5 y los 17 años trabajaban en las zonas rurales en la agricultura y el comercio, y
72.994 niños trabajaban en zonas urbanas en la manufactura y el comercio.
El trabajo infantil en El Salvador incluye las peores formas de trabajo infantil como la
fabricación de fuegos artificiales, el cultivo y cosecha de la caña de azúcar, el trabajo en los
vertederos de basura y la prostitución.
En 2004, Human Rights Watch (HRW) notificó que había niñas, algunas de apenas 9 años,
que trabajaban como empleadas domésticas. El informe destacaba la vulnerabilidad de
estas niñas a los abusos físicos y sexuales.
10
En 2005, sobre la base de proyecciones estadísticas, la OIT/IPEC concluyó que
aproximadamente 21.500 menores (sobre todo niñas) entre los 14 y los 19 años trabajaban
en el servicio doméstico. Cerca de un cuarto de los trabajadores/as domésticos/as estudiados
por la OIT/IPEC empezaron a trabajar a la edad de 9 a 11; más del 60 por ciento estaban
trabajando a la edad de 14 años.
Aunque el estudio de la OIT/IPEC sobre el trabajo doméstico concluía que su uso fuera del
hogar familiar se clasificaba entre las peores formas de trabajo infantil, el gobierno
salvadoreño no ha definido el trabajo doméstico como una de las esferas prioritarias en el
marco de la lucha contra el trabajo infantil. En 2009, en su Observación al gobierno, la
CEACR instaba a las autoridades públicas a tomar medidas eficaces y en un plazo definido
para proteger a los niños y niñas que trabajan como empleados domésticos, considerado
como una de las perores formas de trabajo infantil.
En 2004, Human Rights Watch informó que hasta un tercio de los trabajadores del sector
de la caña de azúcar eran niños menores de 18 años. Niños de apenas 8 años usan machetes
para cortar la caña y trabajan hasta 9 horas por día bajo un sol candente. Se notificó que
las cortaduras en las manos y piernas eran comunes. Según datos estadísticos oficiales
recientes del Ministerio de Educación, el trabajo infantil en la industria azucarera
disminuyó en un 70 por ciento entre 2003 y 2008.
Hay informes creíbles que dan cuenta de casos de prostitución infantil y tráfico de niños en
el país. La OIT/IPEC está llevando a cabo un proyecto en El Salvador sobre la prevención y
eliminación de la explotación sexual comercial de los niños.
Aunque el gobierno participa en las iniciativas y los proyectos de la OIT/IPEC sobre la
eliminación del trabajo infantil, no asigna recursos adecuados a la aplicación efectiva de las
leyes relativas al trabajo infantil, en especial, en la agricultura y en otras actividades de la
economía informal. Ninguno de los 159 inspectores que cuenta el país trabajaba
específicamente en temas relativos al trabajo infantil. En 2009, en sus Observaciones al
gobierno, la CEACR expresó preocupación ante la persistencia del trabajo infantil en la
práctica.
Conclusión:
Pese a que El Salvador ratificó los dos convenios fundamentales de la OIT pertinentes, el
trabajo infantil sigue siendo un problema generalizado en el país y el gobierno no lo ha
abordado de forma satisfactoria. Un serio motivo de preocupación es la persistencia de las
perores formas de trabajo infantil. La situación de las niñas que trabajan como empleadas
domésticas o en la prostitución exige una actuación urgente y contundente, así como recursos
financieros adicionales por parte del gobierno.
11
IV – Trabajo forzoso
En 1995, El Salvador ratificó el Convenio núm. 29 de la OIT sobre el trabajo forzoso u
obligatorio y, en 1958, el Convenio núm. 105 sobre la abolición del trabajo forzoso.
La Constitución prohíbe el trabajo forzoso u obligatorio, incluso para los niños, salvo en caso
de catástrofe natural y otras circunstancias enunciadas en la ley.
Sin embargo, existen varios aspectos en la legislación que no se ajustan a las disposiciones
de los convenios.
El párrafo 2 del artículo 247 del Código Penal prevé pena de prisión de uno a tres años para
quienes, actuando en grupo, coaccionaren a las personas a iniciar o continuar una huelga,
paro o suspensión de labores, y el artículo 107 de la Ley Penitenciaria establece que los
internos condenados tendrán el deber de trabajar. Esas disposiciones son incompatibles con
el texto de los convenios, que prohíben el trabajo impuesto, incluido el trabajo penitenciario
obligatorio, para personas que cumplen sentencias por haber participado en huelgas. La
CEACR ha pedido al gobierno que modifique su legislación en consecuencia.
Las organizaciones sindicales alegan que los objetivos de producción que establecen las
maquilas y que exigen que los empleados trabajen más horas de las previstas en la jornada
laboral ordinaria, sin compensación adicional y bajo amenaza de despido, podría asimilarse
a trabajo obligatorio. La CEACR ha pedido al gobierno que proporcione información sobre
esa cuestión y sobre el promedio de horas adicionales trabajadas por los trabajadores/as del
sector de la maquila e indique las medidas que ha adoptado o que prevé adoptar para
proteger a los trabajadores/as en este sector contra la imposición de trabajo obligatorio.
Hasta la fecha el gobierno no ha respondido a esta solicitud.
En 2003, la Asamblea Legislativa penalizó la trata de personas en todas sus modalidades.
Según informaciones comunicadas por el gobierno, en el período comprendido entre octubre
de 2006 y marzo de 2008, se dictaron 11 sentencias de tres a nueve años de cárcel por
delitos relacionados con la trata de seres humanos.
Se adoptó un Plan estratégico contra la trata de personas para el período 2008-2012 que fue
elaborado con la asistencia de la Organización Internacional de Migración y la Organización
Internacional del Trabajo. Su objetivo es crear las condiciones y herramientas que
contribuyan a la eliminación de la trata de personas.
Sin embargo, en la práctica, la trata de seres humanos sigue siendo un problema grave. En
particular, los niños y las mujeres son víctimas de la trata para fines de explotación sexual
comercial. Los colectivos que son especialmente vulnerables a la trata de seres humanos
son las niñas y mujeres jóvenes de 12 a 18 años de edad, las personas procedentes de zonas
rurales y pobres, las madres solteras en las localidades pobres, los adolescentes que están
fuera del sistema escolar formal, las madres adolescentes, los jóvenes desempleados y las
jóvenes extranjeras.
12
Los organismos gubernamentales que se encargan específicamente de la lucha contra la
trata de personas cuentan en general con recursos escasos.
Conclusión
El Salvador ratificó los dos convenios fundamentales de la OIT sobre el trabajo forzoso. En
la práctica, el trabajo forzoso se efectúa en el marco de la trata de seres humanos, sobre todo
de mujeres y niñas, para fines de explotación sexual comercial. Se han presentado
alegaciones de que las condiciones de trabajo en las zonas francas de exportación podrían
asimilarse al trabajo forzoso y se pide que las autoridades públicas aseguren una vigilancia
más estricta de las condiciones de trabajo en esas zonas.
13
RECOMENDACIONES
1.
El gobierno debe asegurar que su legislación sea conforme con las disposiciones de
los Convenios núm. 87 y núm. 98 de la OIT
2.
Todos los trabajadores y trabajadoras del sector público deben tener derecho a
formar y afiliarse a sindicatos, y de negociar colectivamente
3.
El gobierno deberá alentar y promover la negociación colectiva nacional en el sector
4.
Deben simplificarse los procedimientos necesarios para el registro de los sindicatos
5.
El gobierno deberá enmendar su legislación con el fin de reducir el número mínimo
de miembros en el lugar de trabajo que se exige actualmente para poder establecer
un sindicato
6.
El gobierno debe incorporar en la legislación la obligación legal de readmitir a los
trabajadores despedidos ilegalmente en razón de su afiliación o sus actividades
sindicales
7.
El gobierno debe enmendar la legislación con objeto de eliminar la prescripción legal
de que los sindicatos representen al menos al 51 por ciento de los trabajadores para
poder entablar una primera negociación colectiva
8.
El gobierno debe modificar la legislación de tal forma que asegure que la validez de
la decisión de convocatoria de una huelga se evalúe en base a los votos emitidos por
los trabajadores
9.
El gobierno debe poner la legislación en conformidad con la jurisprudencia de la OIT
y garantizar que sólo se prohíban las huelgas para los funcionarios públicos que
presten servicios esenciales en el sentido estricto
10.
El gobierno deberá asegurarse de que los trabajadores puedan ponerse en huelga
para defender sus intereses sociales, económicos y laborales
11.
El gobierno deberá garantizar que los trabajadores gocen del derecho a interponer
recurso contra la decisión de declarar ilegal una huelga
12.
El gobierno debe garantizar que la legislación laboral se aplique en las zonas francas
de exportación
13.
Debe enmendarse la legislación con el fin de garantizar que el principio “igual
salario por trabajo de igual valor” se consigne urgentemente en la legislación
nacional
14.
El gobierno debe intensificar sus esfuerzos para reducir la brecha salarial entre
hombres y mujeres y promover el principio de igual salario por trabajo de igual valor
en los convenios colectivos
15.
El gobierno debe incrementar sus esfuerzos y prever las asignaciones
presupuestarias necesarias para corregir la posición desfavorable que se atribuye a
la mujer en el mercado de trabajo
16.
El gobierno debe dedicar más recursos a la eliminación de la discriminación racial en
el lugar de trabajo y en el mercado laboral
14
17.
El gobierno debe tomar todas las medidas necesarias para aplicar su legislación
relativa al trabajo infantil. Se deberá adoptar y aplicar, con carácter urgente, una
normativa sobre la edad mínima a la que los niños pueden trabajar en el servicio
doméstico
18.
Es preciso elaborar políticas y programas adicionales destinados a eliminar, con
carácter prioritario, las peores formas de trabajo infantil, incluidos el trabajo
doméstico y la prostitución, y financiarlos adecuadamente
19.
Se deben dedicar más programas y financiación a la labor de asistencia necesaria
para que los niños que actualmente están trabajando puedan reanudar sus estudios
20.
El gobierno debe redoblar esfuerzos y aumentar su presupuesto para hacer frente al
problema de la trata de seres humanos
21.
El gobierno debe asegurar que no se imponga ninguna pena de prisión acompañada
de trabajo obligatorio a los trabajadores que han participado en una huelga
22.
De conformidad con los compromisos contraídos por El Salvador durante la
Conferencia Ministerial de la OMC en Singapur y las obligaciones que dimanan de
su calidad de miembro de la OIT, el gobierno de El Salvador debe presentar
memorias a la OMC y la OIT sobre las modificaciones legislativas efectuadas y la
ejecución de programas relacionados con las cuestiones descritas supra.
23.
La OMC debe llamar la atención de las autoridades de El Salvador sobre los
compromisos contraídos durante las Conferencias Ministeriales de la OMC en
Singapur y en Ginebra de respetar las normas fundamentales del trabajo. La OMC
debe solicitar a la OIT que intensifique su labor ante el gobierno de El Salvador en
estas esferas y que presente un informe al Consejo General de la OMC en ocasión del
próximo Examen de las Políticas Comerciales.
Referencias
Informes sobre El Salvador, Human Rights Watch, 2004-2009
Informe anual sobre las violaciones de los derechos sindicales, 2006 – 2009, CSI
Observaciones de la CEACR (OIT), 2005-2009
Varios informes de la OIT – IPEC, 2000-2009.
Informes del PNUD, 2004 - 2009
Informes de UNICEF, 2004-2009
Informes de país, Departamento de Estado, EE.UU., 2009

Documents pareils