Las políticas culturales canadienses y su impacto en la producción

Commentaires

Transcription

Las políticas culturales canadienses y su impacto en la producción
Charles Vallerand es titular de un M.A en comunicación de la Universidad de Quebec en Montreal
UQAM y de un M.B.A de la Universidad Europea de Bruselas, Bélgica. Es director ejecutivo de la
Coalición canadiense para la Diversidad Cultural y secretario general de la Federación Internacional
de las Coaliciones para la Diversidad Cultural. Cuenta con más de 25 años de experiencia con el tema
de políticas e industrias culturales: luego de haber dirigido proyectos de francofonía en el
Departamento de Patrimonio canadiense, fue agregado cultural de la embajada de Canadá en
Francia y director del gabinete del vicepresidente de la televisión francesa de Radio-Canadá.
Paralelamente a su trabajo con las coaliciones enseña Administración de las relaciones con los
medios de comunicación en la Escuela nacional de administración pública de Quebec (ENAP).
Las políticas culturales canadienses y su impacto en la producción, difusión y
consumo de bienes y servicios culturales para el público
Para el medio cultural canadiense, la firma del TLCAN representa un momento clave.
El gobierno del partido conservador había hecho del TLCAN la pieza maestra de su programa y el
tema central de la elección de 1988. El Primer Ministro, Brian Mulroney, al igual que Reagan, estaba
motivado en construir una nueva relación económica entre Canadá y los Estados-Unidos.
1
Los partidos de oposición se negaban a la firma del acuerdo al considerar que Canadá estaba
otorgando parte de su soberanía a los Estados Unidos y que de esta manera, el país sería
lentamente dominado por el flujo del dinero estadounidense, su influencia y su eventual control. El
sistema de servicios sociales de Canadá es único, programas como el del seguro médico estarían
amenazados y el país perdería el control de su política monetaria.
Los conservadores por su parte argumentaban que los beneficios económicos que se ganarían con la
creación de un bloque regional compensarían con creces dichos impactos. Los programas sociales y
la identidad canadiense serían salvaguardados y los recursos naturales del país puestos en beneficio
de los canadienses.
Los conservadores ganaron la elección con una mayoría de escaños pero no recibieron la mayoría
del voto lo que bien ilustra la división de la opinión pública.
Las industrias culturales en la economía
Entre los efectos positivos del TLCAN para el sector cultural canadiense, destacamos el hecho de que
en este momento, la cultura se convirtió en un tema nacional y se impuso a partir de ahí como un
medio para definir lo que distingue a la identidad canadiense de aquella de su vecino del Sur,
plasmándola al mismo nivel que el seguro médico o el reconocimiento de las dos lenguas oficiales, el
inglés y el francés, en la Constitución canadiense. La cultura se convirtió en la expresión de la
soberanía de Canadá.
La contribución económica de la cultura se transformó de igual forma en un tema de debate. A
Charles Vallerand, Coalición canadiense para la diversidad cultural – Montreal (Quebec) – abril de 2014
partir del momento en que se hace la pregunta de si se debe o no incluir a las industrias culturales
en el Tratado de Libre Comercio, es precisamente porque estas tienen un valor económico. El
ministro canadiense responsable de las industrias culturales en aquel momento, es decir a fines de
los años 80, insistió mucho en la contribución de las industrias culturales a la economía del país para
justificar, y obtener, una exención cultural en el tratado.
Contribución de las industrias culturales al PIB (Conference Board of Canada, 2007)1
$46 billones en valor agregado al PIB en 2007 (3,8%) [Australia (3,1%), Francia (2.8%), Estados
Unidos (3.3%), Reino Unido (5,8%) (OCDE, 2003)]
Pero, $84,6 billones incluyendo aportes indirectos e inducidos (7,4%)
Empleo
616.000 en las industrias culturales (Statistics Canada, 2003)2
1,1 millones de empleos incluyendo aportes indirectos e inducidos (Conference Board of Canada,
2007), significa que Casi el 9% de los 12,5 millones de hogares dependen de la economía cultural
Gasto de los consumidores
$25,1 billones en bienes y servicios culturales en el año 2005 (5% más que los $24 billones en gasto
de muebles, aparatos y herramientas)
2
En 2005, el gasto en artes escénicas en vivo fue doble que en eventos deportivos en vivo
La exención cultural canadiense
La exención cultural es una exclusión completa de las industrias culturales en los compromisos de
liberalización. Dentro del marco del TLCAN, Canadá obtuvo tal exención completa de sus industrias
culturales3, y por lo tanto se comprometió a no liberalizar la circulación de bienes y de servicios
1
Se puede bajar el informe “Valuing Culture: Measuring and Understanding Canada’s Creative Economy”
mediante una registración gratis en el sitio del “Conference Board of Canada”
2
http://www.statcan.gc.ca/daily-quotidien/041202/dq041202a-eng.htm
3
Artículo 2107: Definiciones del TLCAN. industrias culturales significa toda persona que lleve a cabo cualquiera
de las siguientes actividades:
(a) la publicación, distribución o venta de libros, revistas, publicaciones periódicas o diarios impresos o legibles
por medio de máquina, pero no incluye la actividad aislada de impresión ni de composición tipográfica, ni
ninguna de las anteriores;
(b) la producción, distribución, venta o exhibición de grabaciones de películas o video;
(c) la producción, distribución, venta o exhibición de grabaciones de música en audio o video;
(d) la publicación, distribución o venta de música impresa o legible por medio de máquina; o
(e) las radiocomunicaciones en las cuales las transmisiones tengan el objeto de ser recibidas directamente por
el público en general, así como todas las actividades relacionadas con la radio, televisión y transmisión por
cable y los servicios de programación de satélites y redes de transmisión;
Charles Vallerand, Coalición canadiense para la diversidad cultural – Montreal (Quebec) – abril de 2014
culturales. Esta manera de hacerlo es única. En general, los países prefieren formular una reserva, es
decir, no adoptar compromisos de liberalización en un ámbito específico.
Existen dos tipos de reservas para los servicios y inversiones: las reservas al Anexo 1 conciernen las
medidas específicas existentes y las del Anexo 2 tratan un sector en particular e intentan preservar
la capacidad de intervención de los Estados en el futuro, lo que quiere decir que el país conserva su
derecho de mantener sus medidas existentes, de adoptar nuevas medidas o medidas más
restrictivas para las industrias culturales.
3
Dentro del marco del TLCAN, México inscribió en Anexo 1- Reservas en relación con medidas
existentes y compromisos de liberalización “Los inversionistas de otra Parte o sus inversiones sólo
podrán adquirir, directa o indirectamente, hasta un 49 por ciento de la participación en empresas
establecidas o por establecerse en el territorio de México que impriman o publiquen periódicos
escritos principalmente para el público mexicano y para ser distribuidos en el territorio de México”4
así que “Los inversionistas de otra Parte o sus inversiones sólo podrán adquirir, directa o
indirectamente, hasta un 49 por ciento de la participación en empresas establecidas o por
establecerse en el territorio de México que posean o exploten sistemas de televisión por cable o que
suministren servicios de televisión por cable”5 y en el Anexo 2 - Reserva en relación con medidas
futuras, “México se reserva el derecho de adoptar o mantener cualquier medida con respecto a la
inversión en servicios de radiodifusión, sistemas de distribución multipunto, música continua y
televisión de alta definición y a la prestación de esos servicios. Esta reserva no se aplica a la
producción, venta o autorización de derechos de programas de radio o televisión.” 6 Cuando ambos
anexos están combinados, abarcan mucho menos la amplitud de la actividad cultural que lo hace el
enfoque canadiense con su exención cultural.
Sin embargo, esta exención cultural obtenida por Canadá en el TLCAN no disuadió a los Estados
Unidos de impugnar con éxito ciertas políticas culturales de Canadá (Ver más abajo). Es en aquel
momento que empezaron a organizarse las diversas asociaciones representativas de los sectores
culturales en todo Canadá. Nació entonces la idea de un nuevo instrumento internacional que se
concretizara a través de la Convención de la UNESCO sobre la Protección y la Promoción de la
Diversidad de las Expresiones Culturales, adoptada en 2005 para refirmar el principio universal que
defiende que : « las actividades, los bienes y los servicios culturales son de índole a la vez económica
y cultural, porque son portadores de identidades, valores y significados, y por consiguiente no deben
tratarse como si sólo tuviesen un valor comercial»7.
4
http://www.sice.oas.org/Trade/nafta_s/ANEXO1c.asp
http://www.sice.oas.org/Trade/nafta_s/ANEXO1b.asp
6
http://www.sice.oas.org/trade/nafta_s/Anexo2a.asp
7
http://www.unesco.org/new/es/culture/themes/cultural-diversity/diversity-of-cultural-expressions/theconvention/convention-text/ : Preámbulo de la Convención UNESCO
5
Charles Vallerand, Coalición canadiense para la diversidad cultural – Montreal (Quebec) – abril de 2014
Si bien Canadá obtuvo la exención cultural en el primer acuerdo con EEUU8 (artículo 2005, p. 296)
reconducido dentro del TLCAN en su artículo 21069, su alcance es limitado. Es decir que si Canadá la
utiliza para adoptar medidas que son incompatibles con el acuerdo comercial, los Estados Unidos se
reservan el derecho de adoptar medidas de represalias comerciales que tengan un valor
equivalente. Es ejemplar el caso de las revistas canadienses:
4
• Desde el 1965, Canadá prohibía la importación de publicaciones con publicidades que no se
encontraban en la edición del país de origen de manera a reservar el espacio publicitario a sus
editores.
• En el 1993, Time Warner trató de escapar a esta prohibición transfiriendo vía satélite el contenido
de Sports IlIustrated a imprentas ubicadas en Ontario y vendiendo el espacio publicitario a
anunciantes canadienses.
• Canadá reaccionó imponiendo un impuesto de 80% a los anuncios de los periódicos con doble
publicación, tales como Sports Illustrated.
• Los Estados Unidos se quejaron exitosamente ante la OMC contra el impuesto y la prohibición de
1965.
• Luego de la decisión de la OMC, Canadá adoptó una nueva ley que prohibía a los editores
extranjeros vender sus espacios publicitarios a los anunciantes canadienses.
• Los Estados Unidos amenazaron con poner en práctica medidas de represalias comerciales
previstas por el TLCAN en caso de que Canadá usara la cláusula de exención cultural.
• Luego de las presiones de las industrias canadienses que sufrieron estas represalias (madera,
acero y textil), se negoció un acuerdo: 18% de los ingresos publicitarios de los periódicos
americanos vendidos en Canadá pueden venir de anunciantes canadienses.
Balanza comercial canadiense de bienes culturales
Así como ilustrado en los dos siguientes cuadros ilustrando la balanza comercial canadiense en
bienes culturales, los EEUU son el primer socio comercial de Canadá (lo mismo es cierto de todos
bienes y servicios confundidos). En cuanto a México, viene en octava posición de importaciones y en
decimotercera de sus exportaciones de bienes culturales.
Importaciones canadienses de bienes culturales desde los mayores socios económicos entre 2003 y 2010 (en
miles de dólares)
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
Importador
8
The Canadian-US Free Trade Agreement http://www.international.gc.ca/trade-agreements-accordscommerciaux/assets/pdfs/cusfta-e.pdf
9
https://www.nafta-sec-alena.org/Default.aspx?tabid=184&ctl=SectionView&mid=1591&sid=bdc5298e-bf6549dc-a542-1b14ce9f73a5&language=es-MX#A2106
Charles Vallerand, Coalición canadiense para la diversidad cultural – Montreal (Quebec) – abril de 2014
3,151,316 3,058,380 3,068,910 3,048,363 2,984,105 3,067,733 2,909,922 2,786,029
EEUU
China
226,050
235,771
238,031
260,132
294,679
312,272
311,766
320,230
Francia
178,811
189,652
231,439
167,684
199,412
167,711
181,438
154,587
Reino Unido
189,130
141,403
150,804
137,597
151,363
161,547
115,432
122,438
Alemania
36,641
32,723
35,682
35,801
40,780
57,948
34,530
33,375
Hong Kong
42,867
39,837
40,513
34,810
32,909
28,552
26,547
29,304
México
16,079
18,652
15,231
12,897
20,156
35,322
26,134
27,723
3 500 000
United States
2 500 000
China
2 000 000
France
1 500 000
United Kingdom
1 000 000
Germany
500 000
A la izquierda, la transposición gráfica de los
datos del cuadro anterior muestran de
manera impactante la desproporción de la
balanza a favor de los EEUU: las
importaciones canadienses en proveniencia
de EEUU son 100 veces superiores a las que
provienen de México en el 2010.
Hong Kong
2010
2009
2008
2007
2006
2005
2004
2003
5
3 000 000
Mexico
Charles Vallerand, Coalición canadiense para la diversidad cultural – Montreal (Quebec) – abril de 2014
Exportaciones canadienses de bienes culturales desde los mayores socios económicos entre 2003 y 2010 (en
miles de dólares)
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
Destinación
EEUU
2,310,326 2,210,286
Francia
25,888
26,833
38,455
30,451
25,936
27,111
25,229
24,836
7,690
7,943
19,652
18,596
18,660
15,999
15,789
15,687
Reino Unido
25,831
54,374
66,986
36,157
40,120
31,586
15,058
12,635
Japón
19,291
12,618
11,276
8,703
6,927
7,545
11,080
11,444
4,823
5,768
7,919
8,828
8,311
11,054
11,708
10,727
10,784
9,048
7,980
8,952
5,912
6,932
16,686
9,194
182
559
3,903
1,443
770
1,100
1,668
8,183
China
3,884
4,048
6,647
7,027
5,290
6,220
10,610
7,927
Hong Kong
7,049
11,402
6,611
6,637
6,345
4,583
3,218
5,602
India
1,199
1,762
2,986
3,228
2,904
5,782
3,092
4,641
Singapur
2,072
3,227
3,863
1,924
1,853
4,791
5,184
4,484
México
1,547
1,674
2,593
3,696
2,783
5,397
9,783
4,074
Alemania
Holanda
Suiza
Austria
6
2,126,582 1,863,425 1,764,801 1,524,367 1,344,227 1,131,184
2500000
2000000
United States
France
1500000
1000000
Germany
United Kingdom
China
500000
0
Hong Kong
Mexico
A la izquierda, la transposición
gráfica de los datos del cuadro
anterior muestran el peso de las
exportaciones canadienses a
destinación de los EEUU (278
veces el de las exportaciones a
destinación de México en el 2010)
Charles Vallerand, Coalición canadiense para la diversidad cultural – Montreal (Quebec) – abril de 2014
Aunque se escuche que Canadá ha sido el menos afectado de los tres países por haber establecido la
exención cultural en el tratado, es difícil concluir que salió bien librado solamente gracias a la
exención cultural. Esta protege las políticas y los programas de ayuda a las industrias culturales, pero
su éxito depende de varios factores: la competencia de productos extranjeros, la capacidad
financiera de los poderes públicos para sostener la cultura, la adaptación de las políticas a los
avances tecnológicos, a los medios de consumo sobre plataformas numéricas, a lo atractivo de las
creaciones canadienses, al dominio de una lengua extranjera, a la evolución de los gustos del
público, la movilización y el dinamismo de los actores culturales y de la sociedad civil, etc.
No cabe duda que el poder de atracción de la cultura estadounidense afecte la balanza comercial y
representa un riesgo para la identidad cultural. Particularmente, los jóvenes que aspiran a ser
ciudadanos del mundo quieren tener libre acceso a los artistas y a las obras de su preferencia, desde
los menos comerciales hasta los más populares. La joven generación busca su propia identidad
rechazando a la de los padres. Este fenómeno no es nuevo. Nuestros padres escuchaban a Elvis
Presley, a los Beatles, a los Rolling Stones. Hoy en día es más universal con la emergencia de la clase
media y de los nuevos medios de comunicación que permiten a los jóvenes participar aún más
activamente en la definición de la identidad cultural.
7
Las multinacionales de la cultura tienen medios técnicos y financieros contra los cuales las empresas
y los creadores canadienses pueden muy difícilmente rivalizar. El presupuesto medio de una película
de Hollywood era de 78 millones USD en el 2011 de los cuales el presupuesto medio del marketing
representa la mitad10. El presupuesto medio de una película de ficción en Canadá era de 4,6 millones
CAD11. Cerca del 70 % de los ingresos de las películas de Hollywood provienen del extranjero,
alimentando así aún más el potencial de sus industrias.
Estas multinacionales del entretenimiento también cuentan con el poder de atraer a varios de
nuestros mejores artistas y de sacar ventaja de su popularidad. Ver como la cantante quebequense
Celine Dion y la colombiana Shakira se convirtieron en estrellas internacionales bajo el sello de la
disquera Sony, por ejemplo. Los directores quebequenses Jean-Marc Vallee y Denis Villeneuve
trabajan en Hollywood. El premio Oscar al mejor director se le acaba de otorgar al Mexicano Alfonso
Cuarón Orozco por su película Gravity.
Canadá es uno de los mercados más abiertos a los productos culturales extranjeros. Las empresas
extranjeras registran el 46 % de las ventas interiores de libros en Canadá, el 81 % de los periódicos
de habla inglesa en kioscos, el 84 % de los ingresos de la industria de la música y el 98 % del tiempo
de proyecciones en salas de cine canadienses.
El estado de Quebec: un mercado distinto
10
“Hollywood and Big Budget Movies: Is the Love Affair Over?”, Huffington Post, 17 de sept. de 2011.
http://www.huffingtonpost.com/2011/09/17/hollywood-big-budget-movies_n_967559.html
11
“Profil 2012, An Economic Report on the Screen-based Production Industry in Canada, p. 63.
http://www.cmpa.ca/sites/default/files/documents/industry-information/profile/Profile2012Eng.pdf
Charles Vallerand, Coalición canadiense para la diversidad cultural – Montreal (Quebec) – abril de 2014
Sin embargo, conviene distinguir aquí la situación del Quebec. Por su lengua y su cultura distintas,
sus industrias culturales locales están más implantadas en el territorio, como lo muestran los tres
cuadros siguientes, publicados por el Instituto de Estadísticas del Quebec, respectivamente para el
mercado del libro (42 % del mercado en 2008), de las grabaciones sonoras (38 % del mercado en
2013), y de las artes escénicas (71 % de las asistencia por 60 % de los ingresos en 2012)12.
Otro ejemplo, en el 2012 en Canadá, la escucha de emisiones canadienses de televisión constituyó el
43,8% de la escucha total de servicios de propiedad canadiense en lengua inglesa. En cambio, las
emisiones canadienses de lengua francesa obtuvieron el 63,2% de la escucha total de servicios
televisuales de propiedad canadiense en francés.
8
Fig. 2: Cuota de mercado de los
editores de propiedad quebequense
2006, 2007, 2008
Bloque 1: Todos los libros
Bloque 2: Libros de literatura general
Bloque 3: Libros escolares
12
http://www.stat.gouv.qc.ca/statistiques/culture/optique-culture.html
Charles Vallerand, Coalición canadiense para la diversidad cultural – Montreal (Quebec) – abril de 2014
Fig. 4: Cuota de mercado de los
productos quebequenses en las
ventas de grabación audio, según el
tipo de soporte, Quebec, 2009 a 2013
Bloque 1: álbumes en soporte físico
Bloque 2: álbumes numéricos
Bloque 3: pistas numéricas
descargadas
9
Fig. 5: Cuota de mercado de los
espectáculos de canción
francófona originaria del Quebec
en el conjunto de los
espectáculos de canción, Quebec
2004 a 2012
(Curva alta: Representaciones;
Curva del medio: asistencia;
Curva baja: ingreso de boletería
incluyendo impuestos)
Charles Vallerand, Coalición canadiense para la diversidad cultural – Montreal (Quebec) – abril de 2014
No obstante, son las empresas culturales perteneciendo a intereses canadienses, privados y
públicos, las que aseguran la producción y la distribución de obras canadienses al público
canadiense. Este es particularmente el caso en cuanto a la radio y la televisión, campos por los
cuales el organismo federal del Consejo de la radiodifusión y de las telecomunicaciones canadienses
(CRTC) impone obligaciones de inversión en la producción y en la difusión de contenidos
canadienses.
La presencia cultural de México en Canadá, y viceversa, existe sobre todo gracias a la colaboración
que se estableció entre los editores de libros, los festivales de danza, y las salas de espectáculos que
intentan ofrecer una programación diversa y abierta al mundo. Esta circulación de obras y de
artistas se hace al margen de circuitos comerciales dominados por las multinacionales del
entretenimiento. Por ejemplo:
El Festival Transamérique de Montreal, que presenta artistas escénicos, programó varios
espectáculos de artistas mexicanos a lo largo de sus 30 años de existencia: Border Brujo, La
Negra Ester, El Concilio de Amor, Heavy Nopal, Novedades de la patria, etc.
Canadá participó como invitado de honor en el Festival Internacional de Cine de Monterrey en el
2011. Quebec será el invitado de honor de la 29º edición del Festival Internacional de Cine de
Guadalajara del 21 al 30 de marzo 2014.
Desde 1995, el Centro para las Artes de Banff colabora con el Fondo Nacional para la Cultura y las
Artes (FONCA) para invitar a artistas mexicanos de disciplinas como la música, las artes visuales,
la escritura, la danza y la traducción a participar en actividades organizadas por el Centro.
Programa del Consejo de artes del Quebec : intercambios de artistas y talleres-residencias
Quebec-México13
10
Sería evidentemente falso pretender que estas colaboraciones resultan del TLCAN, pero podemos
seriamente considerar que el acercamiento y los intercambios más frecuentes entre nuestros países
han creado un contexto favorable para una cooperación más profunda.
Solamente los productos culturales que prometan ganancias estarán apoyados por los grandes
empresarios de la cultura. Sin el apoyo público, las obras más personales, más interesantes
artísticamente, ellas que tocan temas sensibles y que abren horizontes culturales, encontrarán con
mayor dificultad financiamiento porque son percibidas como arriesgadas. La lógica comercial basada
en el estrellato se impondrá como la única capaz de generar ganancias. Este fenómeno tocará
particularmente al cine, donde los costos de producción son elevados y el éxito en taquilla difícil de
predecir.
México visto con la experiencia del sector cultural canadiense
Se ha escrito que México no pidió la exención cultural buscando más que nada aprovechar las
oportunidades de negocios para los productos culturales en lengua española en el mercado
13
http://www.calq.gouv.qc.ca/artistes/studios/mexico.htm
Charles Vallerand, Coalición canadiense para la diversidad cultural – Montreal (Quebec) – abril de 2014
estadounidense. Desde una perspectiva comercial, el objetivo se está alcanzando. La empresa más
grande de habla hispana en el mundo, Televisa, está en posición de tomar control de Univisión, líder
de televisión hispana en Estados Unidos con docenas de estaciones, 60 emisoras afiliadas y más de
1,200 afiliados de televisión por cable. Univisión Radio posee y opera 16 estaciones de radio de los
25 estadounidenses más importantes en el mercado hispánico, así como 5 estaciones en Puerto
Rico.
Si bien México no creyó necesario pedir la exención cultural en el TLCAN, fue el tercer país (después
de Canadá e Isla Mauricio) en ratificar la Convención de la UNESCO del 2005 sobre la Protección y la
Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales en los últimos días de presidencia de
Vicente Fox. México fue un ferviente defensor de la Convención. Uno de los principales objetivos de
ésta Convención (Artículo 1.h14) es “reiterar los derechos soberanos de los Estados a conservar,
adoptar y aplicar las políticas y medidas que estimen necesarias para proteger y promover la
diversidad de las expresiones culturales en sus respectivos territorios.”
11
Como los demás firmantes de la Convención de la UNESCO, México debe ahora trabajar a su
implementación. Además, los Artículos 20 y 21 lo comprometen a tener en consideración las
disposiciones de la Convención “cuando […] contraigan otras obligaciones internacionales, tendrán
en cuenta las disposiciones pertinentes de la presente Convención” y a “promover los objetivos y
principios de la presente Convención en otros foros internacionales. A tal efecto, las Partes se
consultarán, cuando proceda, teniendo presentes esos objetivos y principios.”
Canadá quisiera ver a México, así como a los demás firmantes de la Convención de la UNESCO que
son miembros del Acuerdo Estratégico Transpacífico (Chile, Perú, Vietnam, Australia, Nueva
Zelanda), afirmarse para respetar sus compromisos y proteger sus industrias culturales. Si bien las
negociaciones son confidenciales, se debe suponer que Canadá busque proteger su capacidad de
adoptar políticas y medidas de soporte al sector cultural, conforme a sus costumbres y al TLCAN.
México podría, sin ningún problema, seguir los pasos de Canadá en el marco del Acuerdo Estratégico
Transpacífico. Según nuestra información, otros países en la mesa de negociación trabajan en vista a
fomentar la preservación de la cultura en el marco de este acuerdo. ¿Por qué no también México?
De hecho, sería beneficioso que estas voces se hicieran escuchar más fuerte y de manera más
convencida, particularmente cuando emanan de un líder regional como México.
Contrariamente a lo que se escucha a menudo de parte de sus detractores, la exención cultural no
es una medida proteccionista que tenga como objetivo cerrar la puerta a la circulación de productos
y de servicios provenientes del extranjero. Al revés, se pretende preservar un espacio en el cual las
políticas y los programas a favor de la diversidad de las expresiones culturales nacionales pueden
desarrollarse. Proteger la propia cultura no implica encerrarla en un espacio hermético, afectar su
exportación ni afectar la de otros.
14
ibid
Charles Vallerand, Coalición canadiense para la diversidad cultural – Montreal (Quebec) – abril de 2014
México, como otros signatarios de la Convención UNESCO, ganaría en inspirarse de Canadá, de
Francia, de Ecuador, de Argentina… para elaborar o reforzar políticas favorables para la producción,
la difusión y el acceso de sus ciudadanos a productos y servicios culturales que reflejen la
creatividad, la diversidad y la identidad cultural nacional, tradicional y emergente.
La exención cultural lo equiparía para desarrollar o reforzar sus políticas culturales sin temer a la
impugnación legislativa de sus socios y sin dejar de ser un mercado abierto al aporte cultural del
exterior.
12
Charles Vallerand, Coalición canadiense para la diversidad cultural – Montreal (Quebec) – abril de 2014